Strange feelings, strange feelings everywhere

Había sido una preciosa y fría mañana (aunque un tanto... ¿cómo definirlo?) de trabajo con los animales para Juliet, porque además, Oliver y algunas amigas suyas habían estado con ella animándola, ya que hoy es el cumpleaños del pequeño amigo que nos dejó el pasado 11 de Enero.
Tras separar algunas peleas y curar algunas heridas, Juliet dio un paso hacia atrás, pero como ya sabéis, es muy torpe resbaló con el hielo. Se agarró a lo que pudo. Casualmente lo que estaba más cerca era una verja... y el brazo de Oliver. Y para su grata sorpresa, éste la cogió de la cintura y la apretó contra él. Juliet estaba apunto de sufrir un mini-infarto. Se separó en seguida con muchísima vergüenza y después de darle las gracias intentado disimular su cara de tonta se fue medio corriendo, intentando no volver a resbalar.
A pesar de esa felicidad que le había venido de repente, Juliet pensaba, pensaba muchísimo. Supuestamente los problemas que Oliver tenía con su novia habían desaparecido, por lo que nuestra pequeña deducía que la quería. Aún. Pero claro, entonces ¿qué era todo aquello? Esa forma de mirar, de hablar, de actuar y lo que todo el mundo decía... algo no cuadraba; y tras lo sucedido Juliet L. Armstrong estaba totalmente desarmada... Vaya faenita. 
Y claro, ¿qué iba a hacer ella? no iba a decirle que le gustaba, ni mucho menos. De todas maneras tampoco se conocían tanto y si abría la boca iba a causar muchos problemas a todos. Muchas veces había barajado la opción de que alguien le preguntase qué sentía, pero claro, es demasiado obvio. 
En realidad Juliet L. Armstrong no sabe con certeza que siente, no quiere liar nada ni liar a nadie. Aunque la primera que se lía es ella. Si es que las crías tontas nunca saben que hacer en estos casos...
Quiero aprovechar esta entrada para desearle un maravilloso y feliz cumpleaños a mi querido Carlos en el que sería su catorce cumpleaños, no sabes lo que lamento no tenerte a mi lado ni darte un beso mientras te digo que eres un tonto y un rechoncho adorable. Siempre te querré, no lo olvides.

1 comentario:

  1. Me pasaba por aquí para dejar mi blog http://vivalaleydeltemor.blogspot.com y yo me haré del vuestro :)

    ResponderEliminar